¡IMPORTANTE!
PARA INSCRIBIRSE ES IMPRESCINDIBLE ENVIAR UN E-MAIL A: copecamino@gmail.com CON TUS DATOS: NOMBRE, E-MAIL, Y FECHA DE INSCRICION. LOS INTERESADOS IRAN QUEDANDO REGISTRADOS CON LAS FECHAS DE LOS CORREOS, POR RIGUROSO ORDEN DE LLEGADA. SE HA ESTABLECIDO UN GRUPO DE DOCE COMPAÑEROS, NO OBSTANTE SI HAY MAS DE DOCE INSCRICIONES, SE ESTABLECERA, CON EL MISMO CRITERIO, UNA LISTA DE SUPLENTES.

Trabajadores de COPE mueven la cadena pedaleando hasta Santiago

La búsqueda de uno mismo, el agradecimiento, el encuentro con Dios...Cada persona llega a su meta, su principio o su fin, de mil maneras diferentes, pero todos recorremos el mismo camino: el camino trazado por las estrellas. De ahí surge la iniciativa: Miguel Angel Alfonsel Quirós es un compañero de la Cadena COPE que una vez vio la luz al final del túnel. Un coche se llevó por delante la seguridad de vivir para postrarle durante tiempo en una cama de hospital. Entonces prometió que haría el Camino de Santiago si se le concedía la gracia de la recuperación. Un comentario en la COPE y llegaron las adhesiones, la primera la de Rodolfo García Aranda-Piqueras. Así nació COPECAMINO una experiencia que tiene el mismo destino: llegar donde el ermitaño Pelayo vio la estrella posada que indicaba la ubicación de los restos de Santiago, en el bosque Libredón: donde señala la vía Lactea, en Compostela. Un mismo destino que se vive del mil formas. Desde este Sitio contaremos día a día las experiencias de nuestros compañeros, su Camino juntos y su Camino interior. Desde este Sitio queremos que recorras con nosotros el CAMINO DE SANTIAGO.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Un Camino de sorpresas

El COPECAMINO comenzo el 23 de agosto en Roncesvalles y terminará el 2 de septiembre en Santiago de Compostela. Desde los Pirineos, pasando por la meseta castellana y ahora entrando en Galicia por el Bierzo, la ruta se pone cada vez más interesante y el ánimo de estos peregrinos esta cada vez más alto y en mejor estado emocional. El cansancio soló está haciendo mella en el estado fisico y sin ninguna consecuencia que no resuelva una buena comida y mejor conversación.

Dicen que el camino se hace al andar y los peregrinos que integraos el COPECAMINO llevamos nueve dias recorriendo esos senderos de Dios que con el paso de los caminantes que se dirigian a Santiago de Compostela se ha dado en llamar Camino de Santiago. Lo que tenemos muy claro es que El Santo nos acompaña porque hemos sufrido caídas de todo tipo desde la bicicleta y ha habido que lamentar otro percance que no fueran lesiones que al día siguiente nos permitían afrontar una nueva etapa.

-AGRADECIDOS CON TODOS
En todas y cada una de las grandes ciudades (Pamplona, Logroño, Palencia, Leon, Sahagun, Astorga,Ponferrada…) o pequeños pueblos ( Puente la Reina, Ventosa, Santo Doming0 de la Calzada, Belorado, San Juan de Ortega, Castrojeriz, Fromista, Carrion de los Condes, Raanal del Camino, Cacabelos…), en todas las localidades del Camino noso encontrado gentes que nos han acogido con cariño y amabilidad. Hoy abandonamos Villafranca del Bierzo donde el director de Cope Ponferrada nos tenía preparado uno de los mejores alojamientos de la zona y es justicia que le demos las gracia a Jose A.Alvarez. Lo mismo hizo el director de Cope Palencia, Javier Tutor, y tanto a ellos como a los que se han ido sumando a esta iniciativa a lo largo del viaje que emprendimos en Roncesvalles les estaremos siempre agradecidos.

Pero El Camino no es solo sufrir encima de la bicicleta y recuperar fuerzas durmiendo. El Camino es muchisimo mas y nosotros estamos conociendo gentes de toda condición y lugar. Como aquel peregrino que nos encontramos en Ventosa y tanto nos llamó la atención: Hugo tiene 72 años y emprendió viaje el 8 de mayo en Bélgica a lomos de un burro tan canoso como él. Con su larga barba blanca, gorro de punto y un olor tan particular que nos hacia francamente difícil acercarnos a él para entablar una mínima conversación. Nos contó que era panadero en su tierra y que las mayores dificultades del trayecto han sido encontrar alojamiento para su equino compañero, sobre todo mientras atravesaba Europa.

-UN CAMINO LLENO DE HISTORIA
Son tantas las anécdotas e historias que vamos conociendo según hacemos camino que resulta difícil destacar sólo algunas. En Rabanal del Camino (un pueblo con 60 habitantes), por ejemplo, las vecinas del lugar que encontramos sentadas a la puerta de su casa nos contaron como se construyo su iglesia: un arriero se quedó con la mercancía de lingotes de oro que le había encargado un indiano que llevara de Santiago a Madrid (dice que porque se murio el indiano). Como agradecimiento a Dios por la suerte que había tenido mandó construir la iglesia y acto seguido murieron el arriero, su mujer y su única hija. Todavía hoy se pueden visitar los restos de estas tres personas enterrados en lal iglesia y las vecinas querían enseñarnos los huesos como prueba de que la historia era verídica. Tuvimos suerte y la iglesia estaba cerrada.
Todas estas anécdotas demuestran que el Camino de Santiago no lo hacemos solo los peregrinos, con la concha a cuestas y sellando nuestra credencial en todas las iglesias que nos vamos encontrando). Antes de que llegáramos nosotros, el Camino ya existía gracias a los vecinos de cada una de las localidades por las que lleva siglos pasando.

viernes, 29 de agosto de 2008

EL CAMINO SIGUE VIVO

Maribel S. Margallo.

Después de más de un siglo de peregrinar, el Camino de Santiago está todavía por descubrir.

El Camino de Santiago puede ser un buen momento para encontrar a Dios, para descubrirse a si mismo, un reto, una aventura o una simple distracción. Los integrantes del COPECAMINO llevamos tres jornadas recorriendo los senderos de esta peregrinación milenaria y cada día descubrimos un nuevo sentido para seguir haciendo el Camino.

Comenzamos por la ruta francesa el pasado sábado, en Roncesvalles, y a la inmensidad de los Pirineos Navarros le unimos la grandiosidad de la aventura que íbamos a comenzar y la incertidumbre de lo que nos esperaba. Más de 700 kilómetros en bici. Miguel (Miguel Ángel Alfonsel) tiene los datos exactos, porque se ha encargado personalmente de preparar todas y cada una de las etapas, y dice que son 790 kilómetros. Que nadie me entienda mal y piense que dudamos de su palabra, pero sé que más de uno ya incluye en sus oraciones que se haya equivocados en un par de cientos, por lo menos. Tenemos muy buena voluntad y mejor humor, pero las subidas interminables por esos senderos de Dios; las piedras de una ruta que ha hecho que más de uno (y de de cuatro) derrapen y acaben en el suelo y ese frondoso bosque que oculta el una curva con bajada empinada y caída segura… Todos esos pequeños obstáculos en el camino serán la prueba evidente de que nos hemos ganado El Jubileo el día 2 de septiembre en Santiago de Compostela.


-Una etapa fácil:

Hoy, por fin, hemos conseguido cumplir el horario previsto y a las 9 de la mañana estaba todo el grupo saliendo de la localidad riojana de Ventosa con dirección a Belordado, en la provincia de Burgos. Cambiamos de comunidad autónoma y también se ha notado en las condiciones del camino: mejor firme, mayor anchura y poco terreno pedregoso. La mayor dificultad podría haber sido la ausencia de sombras pero Santiago se ha apiadado de nosotros y nos ha mandado unas nubes que, sin dejar agua, ha hecho innecesaria la crema protectora que llevaba en mi neceser y que ha hecho que todos salieran blancos y pringosos del albergue que regenta Enrique Valentín. Este riojano de pura cepa hace honor a su tierra de buen vino y mejor hospitalidad y al llegar a su casa el pasado domingo tuvo la santa paciencia de esperar a que llegáramos todos los integrantes del COPECAMINO para encender unas brasas de sarmiento y obsequiarnos con una deliciosas chuletitas de lechal precedidas de una fuente de hidratos de carbono (léase ensalada de pasta) que había preparado Asun, su mujer. Todo, entre pecho y espalda, y regado con un rioja joven de su propia cosecha fue el mejor somnífero que nos podía dar después de una etapa de 102 kilómetros. La anécdota es que todo el mundo había iniciado la marcha en Puente de la Reina pensando que solo teníamos que recorrer 67 y era como esos dibujos animados en los que el final cada vez está más lejos y el horizonte se va perdiendo en el infinito cada vez que te acercas a él.

-Un futuro incierto

Hoy es fiesta en Belorado y ayer coincidimos también con los pasacalles que recuerdan los tratos de los ganaderoso en Ventosa.

La noche del sábado la pasanos en Puente la Reina, en el seminario de los padres Reparadores donde el hermano Julián nos ofreció alojamiento y cordialidad a estos pobres peregrinos que vamos asumiendo nuestra condición como tales. Mañana es una etapa más dura, son 94 kilómetros hasta Castrojeriz, pasando por Burgos y por Atapuerca. Quizá, tanto rememorar nuestro pasado como especie y como ser humano nos sirva también para entender nuestro presente. Nuestro futuro, mañana, Dios dirá.

jueves, 6 de marzo de 2008

AGRADECIMIENTOS

Queremos agradecer con estas pocas palabras la ayuda, apoyo y ánimo que han puesto desinteresadamente la empresa en la que trabajamos y todas y cada una de las personas que quiero nombrar a continuación y que sin su apoyo no hubiera sido posible este proyecto.


Ana María Sáiz
Ursi Sánchez
Antonio Navalón
Luis Mateos
Enrique Alderete
Fernando de las Heras
Reyes Monzó

CAMINO DE SANTIAGO

El Camino de Santiago es una ruta que recorren los peregrinos procedentes de España y de toda Europa para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, donde se veneran las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. Durante toda la Edad Media fue muy concurrido, después fue ligeramente olvidado y en la época actual ha vuelto a tomar un gran auge. Hoy, el Camino de Santiago ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad; Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa y ha recibido el título honorífico de Calle mayor de Europa.


Basílica de Santiago

Indicios históricos de Camino


Rutas del camino de Santiago por Europa

Los orígenes del culto a Santiago en Hispania permanecen en la más completa oscuridad, aunque parece que se encuentran las reliquias del apóstol aproximadamente en el 814, y que, a partir de entonces, Compostela se convertirá progresivamente en un centro de peregrinaje que recibirá su impulso definitivo durante la primera mitad del siglo XII.
Muchos de los primeros peregrinos procedían de regiones de Europa pioneras en la aportación de novedades musicales. Partiendo algunos del norte, y otros de zonas más céntricas de Francia, habían pasado por lugares de culto como Chartres y Tours. Allí pudieron escuchar las melodías que todo el Occidente cristiano consideraba el verdadero legado del papa Gregorio. Poco importaba que aquellos que venían del norte de Italia y que habían tenido que cruzar los Alpes y Pirineos les dijeran que en su lugar de origen el rito litúrgico era más antiguo y venerable que ése al que ellos llamaban romano.
Tampoco importaba mucho que una vez adentrados en territorio hispánico y reunidos los peregrinos de distintas procedencias en torno a un mismo Camino hicieran un alto en algún monasterio riojano y allí se les hablase, no sin nostalgia, de una liturgia que no hacía mucho era el elemento unificador frente a las huestes de Alah que desde hacía siglos ocupaban buena parte del solar hispano.
En esos monasterios riojanos y castellanos aún se miraría con recelo a aquellos caminantes que se dirigían a Campus Stellae. Precisamente siguiendo esa ruta había entrado el principal enemigo del rito hispano. Por la ruta jacobea se fueron contaminando las antiguas ceremonias y costumbres para que aquellos que venían de regiones remotas pudieran entender algo del culto que escuchaban. Tanto es así, que ante los deseos unificadores de Alfonso VI, se abolió el rito autóctono en beneficio de la liturgia llamada romana.
A finales del
siglo VIII se difunde en el noroeste de la Península Ibérica la leyenda de que Santiago el Mayor había sido enterrado en estas tierras, tras evangelizarlas. Comienza a rendírsele culto en un lugar cercano a la ciudad episcopal de Iria Flavia, hoy Padrón, donde existe un cementerio de época romana. Muy pronto, la noticia se extiende por toda la Europa cristiana y los primeros peregrinos comienzan a llegar a Compostela, lugar del sepulcro, denominado Campus Stellae.
Algunos creen que
Prisciliano fue enterrado en estos lugares cuando trajeron su cuerpo desde Tréveris (Alemania). Otros dicen que fue enterrado cerca de Astorga (León). Según los primeros, el sepulcro de Santiago puede ser tumba de Prisciliano; aunque las fechas en las que vivieron uno y otro no coinciden.
El descubrimiento del sepulcro coincide con la llegada al reino asturleonés de
mozárabes huidos de las zonas dominadas por los musulmanes, buscando poder practicar sus creencias religiosas.
El número de peregrinos aumenta extraordinariamente a partir del
siglo XI, cuando la población europea logra salir del aislamiento de épocas anteriores e inicia una serie de contactos e intercambios que, en el campo religioso, llevarán a hacer de la peregrinación la forma más difundida de devoción. Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela serán los destinos más importantes: todos los caminos llevan a Roma. Los cruzados y las ciudades marítimas italianas abren la ruta de Jerusalén. Los monarcas de Navarra, Aragón, Castilla y León facilitan el viaje a Santiago mediante la construcción de puentes, reparación de caminos y edificación de hospitales.
Años más tarde, el carácter apostólico de su iglesia y las riquezas acumuladas gracias a los peregrinos, permitirían a un obispo emprendedor,
Diego Gelmírez, convertir su sede en arzobispado.
Aunque los caminos por los que llegan los fieles a Santiago son muy numerosos, una de las vías llegará a convertirse en el Camino por antonomasia. Es el camino francés, cuya parte en
España, se inicia en los puertos de Somport (vía tolosana) o de Roncesvalles (Navarra). Los viajeros se dirigen a Puente la Reina (Navarra), pasando, en el primer caso, por Jaca (Huesca), Sangüesa (Navarra) y Monreal (Navarra); y por Pamplona, en el segundo. Unidos en Puente la Reina, los peregrinos siguen por Estella, Monjardín, Logroño (La Rioja), Nájera, Santo Domingo de la Calzada, Redecilla del Camino, Belorado, Villafranca Montes de Oca y Burgos. En este último lugar confluye la vía menor que, desde Bayona (Francia), cruza por Tolosa (Guipúzcoa), Vitoria, Miranda de Ebro y Briviesca. Las etapas a partir de Burgos pasan por Castrojeriz, Frómista, Carrión de los Condes, Sahagún y León. En León, algunos peregrinos optan por desviarse hacia Oviedo (Asturias), para seguir el camino de visita a San Salvador; así rezaba el dicho ya en la Edad Media: Quien va a Santiago y no a San Salvador honra al criado y olvida al Señor. Es el Camino del Norte. Por él, los peregrinos jacobeos atravesaban las poblaciones leonesas de La Robla, el Valle de Gordón, para ascender al Puerto de Pajares, coronado por la Colegiata de Santa María de Arbas, en Arbas del Puerto; ya en el Principado de Asturias son lugares señeros Pola de Lena o Mieres del Camino para llegar finalmente a Oviedo; desde aquí, el Camino seguía por la costa hasta Santiago de Compostela. La otra posibilidad, que consistía en continuar el Camino Francés, llevaba al peregrino a La Virgen del Camino, donde los romeros pueden rendir culto a la imagen homónima, patrona de la Región Leonesa, Hospital de Órbigo, Astorga, Ponferrada, Villafranca del Bierzo, adentrándose en Galicia a través del Cebrero, Portomarín, Palas del Rey y Santiago de Compostela. A lo largo del camino, se construyen iglesias y hospitales bajo la advocación de Santiago y, también, por otras adoraciones muy consideradas en los siglos XI y XII. Todavía podemos ver en las poblaciones por las que se peregrinaba, las indicaciones calle del Camino e iglesia de Santiago, que marcaban el recorrido medieval.

Santos y privilegios


El Camino genera nuevos santos y leyendas de milagros. Un ejemplo es Santo Domingo de la Calzada, que dedicó su vida a servir a los peregrinos. El privilegio concedido, y confirmado por Alejandro III, consiste en que el año en que el 25 de julio, fiesta de Santiago el Mayor, cae en domingo se podrán ganar en la Iglesia de Compostela las mismas gracias que se ganan en Roma los años jubilares, que allí suelen coincidir cada 25 años. Se trata de la bula de concesión más antigua que conservamos, la Regis aeterni, fechada en 1179. Ella misma alude a que confirma un privilegio del Papa Calixto II (1118-1124). Este papa, hermano de Don Raimundo de Borgoña y, por lo tanto, tío del rey Alfonso VII, fue un gran benefactor de la Iglesia de Compostela.

Los distintos pasos hasta llegar a la "Inventio"

1. Aparece el Breviario de los Apóstoles, un texto latino redactado a finales del siglo VI. Dicho Breviario consta de una serie de obras cuyas noticias no carecen totalmente de valor. Introduce además dos novedades:


Los símbolos de los peregrinos son el bordón o bastón, la vieira y la calabaza para llevar el agua

-Sitúa en Hispania y en lugares occidentales la predicación del Apóstol.
-Ubica su lugar de enterramiento en un punto llamado “Aca Marmárica”.

2. En el siglo VII empezó a circular por Occidente la idea de una misión de Santiago en España. Esta idea es recogida en la Península por el tratado “De ortu et obitu Patrum”, de Isidoro de Sevilla y en Inglaterra por el obispo Adhelmo de Sherbone.
3. Al mismo tiempo se empieza a mencionar a Santiago en las listas de
reliquias depositadas en las basílicas con motivo de la consagración de los altares. No ha sido posible hallar indicios históricos del lugar de procedencia de dichas reliquias.
4. La inexistencia de un culto sepulcral conocido durante los
siglo VII y siglo VIII es la base del éxito de la tesis del descubrimiento milagroso del sepulcro en el siglo IX.
5. En el siglo VIII llegan los árabes a la Península Ibérica y Aquitania. El mundo cristiano teme la peligrosa influencia islámica. En el sur de
Al-Andalus algunos eclesiásticos vuelven la mirada a Roma. En el norte se apoyan en el evangelizador Santiago. Carlomagno inicia su campaña contra el Islam en el valle del Ebro y de acuerdo con Adriano I envía a España al obispo Egila para iniciar una reforma de la iglesia peninsular como la que se estaba llevando a cabo en la Carolingia.
6.
Beato de Liébana en los Comentarios al Apocalipsis volvía a lanzar la teoría de la predicación de Santiago en España, tomada del Breviario de los Apóstoles. Diez años después (786) redacta la versión definitiva de los Comentarios al Apocalipsis para hacer frente a la crisis de la Iglesia de su tiempo y trata de demostrar que se halla en posesión de la “traditio”. Incorporó un mapa mundi en el que la cabeza del Apóstol Santiago aparecía en Hispania en región denominada Gallaecia, favoreciendo así a la iglesia astur. El campo apostólico del Apóstol Juan estaba más allá del Eúfrates, es decir, derecha e izquierda del trono celestial, tal y como María Salomé había soñado para sus hijos.
7. Casi al mismo tiempo aparece en el reino astur el himno litúrgico “O Dei Verbum”; en él se ruega a Santiago que proteja al rey, al clero, al pueblo. Se le invoca como tutor de toda la sociedad cristiana del momento.

La "Inventio"

El Breviario de los Apóstoles ubica el enterramiento de Santiago en Arca Marmárica. Pero se sabe por "Los hechos de los Apóstoles" que Santiago murió en Jerusalén bajo el mandato de Herodes. Por lo tanto tuvo que existir una traslación del cuerpo.



El primer texto que habla de ello es una epístola sin fechar que aparece en el momento oportuno. Se atribuye a León, obispo de Jerusalén, y se dirige a francos, vándalos, visigodos y ostrogodos y, por tanto, se puede situar en torno al año 500. Se habla de 4 puntos geográficos de importancia:
1.Iria-Padrón, sede episcopal.2.Monte Sacro o Illicino. 3. Jerusalén, lugar de la muerte de Santiago. 4. Arcis Marmoricis, lugar del sepulcro.
Cuenta el obispo León en dicha epístola que durante la celebración de un sínodo se le presentaron 4 de los 7 discípulos de Santiago. Habían recogido el cadáver del Apóstol y lo habían transportado en una nave guiada por la mano de Dios. Llegaron a Bisria, confluencia del Ulla y Sar, en Galicia; fueron siete días de navegación y llegaron 400 años después.
En la última frase de la carta, León exhorta a la Cristiandad a acudir allí y orar porque "Ciertamente allí yace oculto Santiago."
Las noticias de la epístola de León pasaron en seguida a los martirologios que circulaban por todo Occidente. En el
siglo IX, en las anotaciones correspondientes al 25 de julio se lee el párrafo siguiente: "Natividad de Santiago. Sus sagrados huesos, trasladados a España y sepultados en sus regiones occidentales, son objeto de una celebérrima veneración."

Desarrollo de la leyenda

Los detalles de la ubicación del cuerpo de Santiago vinieron después de conocida la existencia de la epístola de León.
Se contaba que los discípulos sacaron el cuerpo de la barca y lo colocaron sobre una gran losa que con el peso y como si fuese cera derretida, se transformó en un sepulcro. Después de muchas dificultades pusieron el sarcófago en una carreta tirada por bueyes que se detuvieron en un lugar llamado
Pico Sacro. Colocaron las reliquias en un arca de mármol, "Aca Marmórica", y construyeron una pequeña iglesia.

Descubrimiento del sepulcro

Ocho siglos después de la muerte del Apóstol, en el año 813, siendo rey de Asturias Alfonso II el Casto y emperador de Occidente, Carlomagno, ocurrió lo siguiente:
Un ermitaño llamado Pelagio o
Pelayo, vio una estrella posada en el bosque Libredón. Se lo comunicó al obispo Teodomiro, obispo de Iria Flavia. Fueron allí y descubrieron en la espesura la antigua capilla.
Alfonso II viajó con su corte al lugar, convirtiéndose así en el primer
peregrino de la Historia. Mandó edificar una pequeña iglesia. La noticia se propagó rápidamente. Santiago, tan invocado en el siglo VIII, se manifestaba al fin con la revelación de su sepulcro.

martes, 4 de marzo de 2008

LEYENDAS DEL CAMINO DE SANTIAGO

Fuente Reniega

La acción tiene lugar en el Alto del Perdón, a pocos km de Pamplona.
Un
peregrino llega a la cumbre agotado por la sed. El diablo, disfrazado de caminante, se ofrece a indicarle una fuente oculta, a condición de que reniegue de Dios, de la Virgen o de Santiago. Pero el peregrino mantiene su fe a toda costa, aun cuando se encuentra exhausto.
Es entonces cuando se aparece Santiago vestido de peregrino, recoge al moribundo y le lleva a la escondida fuente, dándole de beber con su
vieira.

El Misterio de Obanos

Sucede y se cuenta sobre todo en
Obanos (Navarra).
Felicia de Aquitania, peregrina jacobea, a su regreso de Compostela, renuncia a su vida de nobleza y decide quedarse en Amocaín para dedicar su vida a los pobres. Su hermano, el duque Guillermo, al enterarse de tal decisión viene a buscarla. Furioso ante la negativa de su hermana de volver a su patria, la apuñala y Felicia muere.
El duque, lleno de remordimientos, confiesa en
Roma su pecado. La penitencia que le imponen es peregrinar a Santiago. A su regreso de esta peregrinación renuncia también a su vida anterior y se queda en Obanos como penitente junto a la ermita de la Virgen, en el monte Arnotegui. Más tarde será San Guillermo y la ermita se dedicará a su nombre .
Esta leyenda se escenifica en la plaza del pueblo en la segunda quincena de agosto. La imagen de la Virgen (del
siglo XIII) de aquella ermita se conserva en la parroquia.

Poyo de Roldán

Por el
Camino de Santiago, ya en La Rioja, pasado Navarrete y Tricio, se halla el Poyo de Roldán. Queda a la derecha de la carretera y se trata de una colina (poyo) que tiene su leyenda:
"En el castillo de
Nájera vivía Farragut, gigante sirio descendiente de Goliat y más fuerte que él. Combatió y venció a los mejores guerreros de Carlomagno, excepto a Roldán que un día, desde el cerro (el poyo) divisó al gigante sentado a la puerta de su castillo. Roldán cogió una piedra redonda que pesaba 2 arrobas y la tiró en dirección al gigante al que dio en la frente, cayendo derribado. Desde entonces el cerro se llama Podium o Poyo de Roldán."
El gigante
Farragut y Roldán son dos personajes que están siempre presentes en leyendas y capiteles a lo largo de este tramo del Camino, desde Roncesvalles a Puente la Reina.

El milagro del gallo y la gallina

Sucedió en
Santo Domingo de la Calzada, en La Rioja.
En el
siglo XIV peregrina a Compostela Hugonell, un joven alemán de 18 años que va acompañado por sus padres. En el mesón donde se hospedan trabaja una muchacha joven que se enamora de él y le requiere de amores, a lo que el muchacho se niega. Despechada y con ansias de venganza guarda en el zurrón del joven una copa de plata y luego le acusa de robo.
El joven Hugonell y sus padres se disponen a partir para seguir el peregrinaje, cuando llega la justicia y comprueban la acusación registrando el zurrón del muchacho. Es encontrado culpable y condenado a la horca. Los padres no pueden hacer nada por él más que rezar a Santiago. Al acercarse al cuerpo ahorcado de su hijo para despedirse oyen cómo éste les habla desde la horca y les dice que está vivo por la gracia del Santo.
Felices y contentos van a comunicar la noticia al corregidor que justo en ese momento está cenando opíparamente unas aves. El corregidor naturalmente se burla de lo que oye y lanza la frase conocida: “Vuestro hijo está tan vivo como este gallo y esta gallina que me disponía a comer antes de que me importunarais”. Y en ese momento, las aves saltan del plato y se ponen a cantar y cacarear alegremente.
De ésta leyenda nació el dicho popular: En Santo Domingo de la Calzada, cantó la gallina después de asada.

El pajarito y la Virgen

Sucedió en la ciudad de Puente la Reina, lugar en que confluyen los dos Caminos que vienen desde los
Pirineos: el de Somport y el de Roncesvalles.
En el puente de los peregrinos, aquel que fue mandado edificar por la reina doña Mayor, esposa de
Sancho III el Mayor, de Navarra, en un lugar de difícil acceso, había una imagen de la Virgen. En las fechas en que se celebraba algo importante para la propia ciudad o para el resto de Navarra llegaba un pajarillo que mojaba sus alitas en el río y con ellas lavaba la imagen y luego con el pico quitaba la restante porquería.

Los pastores de Estella

En la falda del monte Puy se reunían a menudo los pastores con sus ovejas. Un día vieron que sobre la cima caían muchas estrellas. Se dirigieron al lugar y encontraron una cueva y dentro de ella una imagen de la Virgen. Muy contentos avisaron a la parroquia del suceso. Cuando el sacerdote y toda la comitiva quisieron sacarla de allí vieron que no podían moverla ni un centímetro; alguna fuerza misteriosa lo impedía. La Virgen quería quedarse allí, así es que levantaron un santuario en el lugar de la aparición. Esto sucedía el año
1085, con el rey Sancho Ramírez, que decidió fundar allí mismo una ciudad: Estella.

El asno del apóstol
Llegó a Pamplona un peregrino francés con su familia. Hicieron alto en esta ciudad para descansar y recobrar fuerzas y se alojaron en un hostal. La mujer del peregrino enfermó y tuvieron que quedarse en el lugar más tiempo de lo calculado, hasta que finalmente murió. El hostelero entonces, viendo que su huésped ya podía partir, le reclama una buena cantidad de dinero alegando que la estancia había sido larga. El peregrino no tiene suficiente para pagar pero le deja en prenda su asno, así es que se pone en camino a pie con sus dos hijos de corta edad, no sin antes pararse a rezar a Santiago y pedirle ayuda.
A la salida de Pamplona se topa con un anciano venerable que le aborda y le presta un pollino para que le ayude en su andadura. Cuando por fin llegan a Santiago, el peregrino tiene una visión del Apóstol a quien reconoce como el anciano venerable de Pamplona. De regreso, para de nuevo en esta ciudad y se entera de que el mesonero había muerto en un accidente. La gente del hostal comenta que había sido un castigo divino por su falta de caridad para con los peregrinos.

PERFIL GENERAL



lunes, 3 de marzo de 2008

1º ETAPA 23 DE AGOSTO 2008



Distancia: 65,4 Km.
Dificultad: Muy difícil.
Lo mejor de la jornada: Los paisajes y las ilusiones de la primera jornada.
Lo peor de la jornada: El perfil de una etapa dura con fuertes subidas y bajadas con piedras sueltas y torrenteras peligrosas.

En Roncesvalles por ser punto de partida de muchos peregrinos, después de conocer la colegiata y obtener el preciado sello, iniciamos el descenso al valle del Arga a través de bosques de hayas y pinos. De vez en cuando atravesamos las primeras cercas con puertas (para que no se escape el ganado) y el maravilloso paisaje se ve interrumpido por bellas localidades como Burguete y Espinal continuamos camino y nos encaminamos al alto de Mezkiritz que coronamos y después de pasar por las localidades de Bizkarreta y Lintzoain nos disponemos a ascender el alto de Erro por una subida con mucha piedra suelta y rampas bastante duras.

Encontramos el monumento al Japonés muerto en el camino y después de pasar por varios bosques preciosos, iniciamos el rápido y peligroso descenso por un camino con mucha piedra suelta hacia Zubiri, al cual accedemos atravesando el famoso puente de la rabia. A la salida de Zubiri y después de cruzar el famoso puente de la rabia, retomamos el camino y pasamos por una zona boscosa que nos obliga a pasar delante de una fabrica de magnesitas y atravesamos los caseríos de Ilarratz y Ezkirotz para alcanzar finalmente la población de Larrasoaña. Atravesamos Larrasoaña y seguimos por una carretera local que va por la margen del río que nos acompañará durante la mayor parte de esta etapa (El río Arga) hasta Akerreta. A partir de ahí el camino penetra en un frondoso bosque y por una pequeña senda que discurre junto al río Arga se llega a Zuriain, cruzando un puente y se sigue el recorrido por un tramo de carretera.Abandonamos la carretera por un camino a la izquierda y tras cruzar de nuevo el río llegamos a Irotz. Ya en Pamplona las flechas amarillas nos conducen hasta la Catedral y desde aquí accedemos a la zona de las calles de los encierros y a la plaza del ayuntamiento. Seguimos ruta por una calle muy comercial donde podemos adquirir los productos que nos sean necesarios. Desde aquí salimos de Pamplona a través de su campus universitario, donde nos sellaran nuestra credencial.

A 4.7 kilómetro de la salida de Pamplona llegamos a Zizur Menor y continuamos en línea recta a las faldas del monte del Perdón, al que accedemos tras atravesar la población de Zariquiegui, a la cual hemos accedido ya tras pasar una empinada cuesta. Desde Zariquiegui el camino se empina hasta que encontramos los molinos de viento y el famoso monumento a los peregrinos. Desde este lugar se puede disfrutar de una vista espectacular del camino que hemos dejado atrás y del que nos espera en el valle que nos conducirá a Puente la Reina. La bajada es muy recomendable hacerla por carretera, la bajada de los caminantes esta llena de piedras sueltas y es muy peligrosa siendo prácticamente imposible hacerla sobre la bicicleta. Llegamos a Uterga y nos dirigimos a Muruzabal donde dentro de su población encontraremos el acceso a un camino (preguntad a los paisanos, no hay flechas amarillas) que nos conducirá a la ermita de Santa Maria de Eunate que dista 2 Km. (no nos lo podemos perder) preciosa iglesia románica que está justo al final del camino Aragonés y ya en este camino y siguiendo las flechas amarillas nos dirigimos a Óbanos y de aquí a Puente la Reina, final de nuestra etapa.

Al entrar en Puente la Reina, un monumento al peregrino nos señaliza el lugar donde se encuentran los 2 caminos el Aragonés y el Navarro. Justo a la entrada de la población está el albergue de los padres reparadores que normalmente es ocupado por los peregrinos de a pie. Para los ciclistas es mucho más recomendable atravesar la población y dirigirse después del famoso puente medieval al albergue privado de Santiago Apóstol, donde tras superar la empinada cuesta nos estarán esperando con un vaso de agua bien fresquita

2º ETAPA 24 DE AGOSTO 2008



Distancia: 66,9Km.
Dificultad: Media.
Lo mejor de la jornada: Los paisajes y la Fuente del Monasterio de Irache.
Lo peor de la jornada: Perfil de tramos de fuertes subidas.

Tras el puente de piedra, la ruta nos conduce por un valle y de aquí debido a las obras de la autovía, a una empinada cuesta que sube por un camino bastante escalonado y difícil, dejando la nacional 111 a nuestra derecha, para llegar a Mañeru donde un hermoso crucero medieval nos da la bienvenida. De aquí hasta Ciuraqui hay 2,5 kilómetros y tras dejar la población por un túnel y una bajada pasamos por su famosa calzada romana.

Siguiendo por pistas agrícolas, desembocamos en la N-111, hacemos unos 500 metros por asfalto y llegamos al puente medieval sobre el río Salado. Desde aquí el camino discurre entre viñas y una senda pedregosa (creo que restos de la calzada romana), llegamos a Lorca.

Tras pasar por una zona de cultivos donde el camino es en bajada, llegamos a una zona recreativa junto a la carretera donde hay un monumento en recuerdo de la peregrina canadiense Mª Catherine Kimpton, que falleció en este lugar en el año 2002. Atravesamos bajo un túnel la carretera nacional para llegar finalmente a Villatuerta.
A la salida de Villatuerta se toma una carretera local a la derecha y a continuación la N-111 a la izquierda y a unos 100 metros una pista de concentración nos hace subir hasta unos depósitos de agua, pasamos junto a la ermita de San Miguel (tiene la puerta tapiada) desde donde descenderemos hacia Estella, bordeando campos y huertas para finalmente entrar en la ciudad, después de haber cruzado nuevamente la carretera Nacional 111 y el río Ega. La primera población que encontramos tras abandonar Estella es Ayegui y de aquí tenemos a un paso el Monasterio de Irache, que no podemos dejar de visitar, no sin antes pasar por la famosa fuente de la que en vez de salir agua sale vino. En la fuente hay una cámara Web y si llamas a algún conocido por teléfono te pueden observar por Internet en directo. Seguimos camino y después de cruzar la carretera a la salida de Irache, por una ruta algo pedregosa, llegamos a Azqueta: Donde vive un personaje famoso del camino de Santiago, (Pablito) que regala bastones a los peregrinos y enseña la técnica del caminar con bastón. Según una persona muy entendida en el camino, Pablito fue la primera persona que consta que hizo nuestra ruta Jacobea en bicicleta. Después de pasar por una zona agrícola y atravesar unas viñas, se llega a la fuente medieval del siglo XIII, también conocida como la fuente "de los moros", que está un poco antes de la entrada de Villamayor de Monjardín. Desde aquí el camino discurre una larga distancia por unas pistas anchas y de buen firme que en continua bajada nos conducen sin esfuerzo hasta Los Arcos. Salimos de Los Arcos por el camino del cementerio, tomando una pista agrícola en buenas condiciones que nos lleva hasta Sansol, desde donde al otro lado de un barranco y a tiro de piedra divisamos la localidad de Torres del Río.

Desde aquí hasta Viana el camino se torna áspero y difícil para las bicicletas, ya que entramos en una zona de barrancos y de un continuo sube y baja que en una distancia de 11 kilómetros solo hace que atravesar la carretera en varios tramos. A la salida de Viana pasamos junto a la ermita de la Virgen de las Cuevas (patrona de Viana) y nos deja en una pista de asfalto rojo que entre cereales y viñas nos conduce a una pronunciada bajada en la que si bajamos muy rápido nos pasaremos de largo de otro de los personajes del camino de Santiago (Felisa la de los higos) que nos espera junto a la puerta de su casa para sellarnos la credencial, y como consta en su sello (no te puede faltar) darnos agua, amor y higos (en temporada). Desde este hito entrañable del camino, continuamos descenso y llegamos junto al río Ebro ya a la entrada de Logroño y tras atravesar su puente de piedra accedemos a la ciudad por su casco antiguo. La flechas amarillas nos dejan delante del Albergue que tiene mucho mejor aspecto por fuera que por dentro. Depende de las fechas lo puedes encontrar muy masificado.

3º ETAPA 25 DE AGOSTO 2008



Distancia: 73 Km.
Dificultad: Media.
Lo mejor de la jornada: Buenas pistas.
Lo peor de la jornada: Mucha precaución a la salida de Logroño ya que hay que cruzar una vía de circunvalación.

Ya estamos en tierras de la Rioja. Abandonamos la ciudad a través del parque urbano de la Grajera que nos conduce al pantano del mismo nombre y desde aquí iniciamos el ascenso al modesto alto de idéntica denominación (de la Grajera) que nos conduce junto a la carretera y junto a la valla metálica donde los peregrinos cuelgan cruces de madera para paliar el contraste del camino de tierra con el asfalto y el progreso que circula al otro lado de la valla. Una vez cruzada la N-120 y la autovía A-68. A 200 metros de esta última referencia se pasa por las ruinas del antiguo hospital de peregrinos de San Juan de Acre, cuya fachada fue trasladada y adosada al cementerio del pueblo.

Después de aquí guiamos nuestros pasos a Navarrete que se encuentra en lo alto de una loma. En Navarrete además de un hermoso y peculiar porche, podemos admirar uno de los más bellos claustros de todo el recorrido el camino de Santiago. Salimos de Navarrete tras pasar delante de su cementerio, tomamos varias pistas cercanas a la carretera y nos dirigimos hacia Ventosa y volvemos a tomar el camino y en una zona en ligera ascensión encontramos los curiosos montículos elaborados por los peregrinos con cantos del río. En el alto podemos divisar Nájera, de la que distamos aproximadamente 8 kilómetros de suave descenso. En el acceso a la ciudad encontramos una tienda de comestibles donde podemos proveernos para el resto de la etapa. La travesía de Nájera es un poco larga, y la abandonamos tras pasar por delante del Monasterio de Santa Maria la Real y subir una empinada cuesta. Una vez superado el pequeño puerto entre colinas, accedemos a los espacios abiertos de la llanura y tras pasar una zona de cultivos accedemos a Azofra. En Azofra podemos y creo que debemos coger el desvío por carretera general (13 Km.) y con buen firme a San Millán de la Cogolla (Cuna del castellano), un impresionante monasterio donde una visita guiada nos dejará impresionados de su historia. Desde San Millán de la Cogolla nos dirigimos Santo Domingo de la Calzada siguiendo las indicaciones de la carretera que nos hará volver sobre nuestros pasos y coger un cruce por el tras pasar por Cirueña nos encamina a unas largas y paisajísticas rectas que nos dejan ver a lo lejos unas bonitas vistas de Santo Domingo (Donde cantó la gallina después de asada). Un suave y cómodo descenso nos lleva hasta la ciudad, que al poco se divisa en nuestro horizonte y que no es otra que Santo Domingo de la Calzada. Abandonamos Santo Domingo por el puente que construyó el propio Santo sobre el río Oja y seguimos el camino cercano a la carretera y que nos conduce junto a un bonito paisaje adornado con la presencia de la "cruz de los valientes", siguiendo nuestra ruta pronto se nos plantea una duda: A Grañón por la carretera 1,9 km. por el camino 3,2 km. (yo personalmente prefiero la tranquilidad del camino). Cuando llegamos a Grañón lo atravesamos y ya en su salida echamos a faltar las flechas amarillas, es un punto dudoso y nosotros tras preguntar a una lugareña se nos indicó que teníamos que seguir a la derecha por un camino que desciende y que nos vuelve a acercar a la carretera. Por carreteras locales y caminos cercanos siempre al tráfico de la carretera general, atravesamos varias poblaciones Redecilla del Camino, Castildelgado y finalmente Villamayor del Río. El trayecto que nos queda hasta Belorado no es mucho y no es difícil. Una senda que circula cercana a la carretera nos conduce a Belorado.

4º ETAPA 26 DE AGOSTO 2008




Distancia: 87 Km.
Dificultad: Media.
Lo mejor de la jornada: Poder disfrutar de Burgos.
Lo peor de la jornada: El perfil de tramos muy duros de subida.

A partir de aquí el camino se convierte en una senda que circula junto al río Tirón. El camino se aleja de la carretera hacia la izquierda y nos conduce hacia Tosantos. El camino discurre por la parte trasera del pueblo y se deja atrás por pistas entre campos de cereales. A partir de aquí por pistas entre zonas de cultivo atravesamos varios pueblos pequeños y no muy distantes entre sí en los que lo único destacable es alguna que otra iglesia. Pasamos por Villambistia, Espinosa del Camino y finalmente accedemos a Villafranca Montes de Oca, donde comienza el ascenso al puerto de la Pedraja y nuestra incursión en los Montes de Oca.

Solo salir de la población el camino ya toma una fuerte pendiente junto a una valla de cemento y se torna estrecho hasta ensancharse un poco mas arriba pero manteniendo la pendiente que tras suavizarse un poco nos adentra en un bonito bosque de robles y poblado de muchos helechos. A continuación atravesamos una zona llana y nos dirigimos a un fuerte tobogán en el camino donde podemos ver una curiosa perspectiva de los peregrinos que nos preceden afrontando el duro ascenso mientras nosotros bajamos a toda velocidad, al inicio de la cuesta. Después de nuestra particular montaña rusa, atravesamos una valla de alambre y pasamos junto a un monumento a los que fueron fusilados en la guerra civil española. Desde aquí volvemos a bajar de golpe hasta un pequeño arroyo con puente donde tenemos que subir una rampa muy dura de unos 100 m. que nos deja en una zona con pistas muy anchas y despejadas, donde unos grandes pinos nos acompañan a ambos lados del camino. Desde aquí acometemos un divertido descenso hasta San Juan de Ortega.

Salimos de San Juan de Ortega por la carretera que va a Santovenia de Oca, pero enseguida nos desviamos a la derecha por un camino de tierra junto a una cruz de madera, cruzamos una antigua trinchera del ferrocarril y otra gran cruz de madera nos conduce a Agés. Atravesamos Agés y cogemos una carretera local que tras una larga recta nos presenta en Atapuerca que traspasamos y cogemos un camino a la izquierda que después de una suave pendiente nos conduce a una zona de duras y pedregosas rampas que hacen difícil la ascensión sobre la bicicleta. Es la zona mas dura de la etapa y se indigesta un poco. En el alto accedemos a un páramo despejado donde hay una gran cruz de madera. La zona está llena de vallas que delimitan una zona militar.

A partir de aquí y por un descenso algo pedregoso al principio y que mas tarde en mejor camino entre cultivos atravesamos varias pequeñas poblaciones sin mucho interés ya camino de Burgos. Pasamos por Villalval, Cardeñuela Riopico, Orbaneja Riopico, Villafría y Gamonal que es la antesala de una larga y pesada travesía por la ciudad de Burgos primero por una zona industrial y después por interminables aceras y semáforos que después de unos cuantos kilómetros nos dejan delante de la catedral. La catedral de Burgos y toda la zona que la rodea nos sorprende con su belleza y su majestuosidad. En los bajos de la catedral podremos sellar la credencial y en la plaza podremos descansar y admirar la fachada de uno de los monumentos góticos más bellos de la península. El albergue de Burgos está a la salida de la ciudad en el parque del Parral y junto a el pasamos para dejar atrás la urbe y dirigirnos con nuestra bicicleta a los espacios abiertos y a los grandes campos de cereal. Tras pasar bajo el ferrocarril cogemos un carril bici que después de coger una pequeña carretera nos deja ya en una zona de tierra que atraviesa una amplia chopera que nos conduce a Villalbilla de Burgos. Pasamos bajo un gran viaducto de la autopista y nos dirigimos hacia Tardajos y de aquí a Rabé de las Calzadas. Estamos en una zona de paramos que entre grandes extensiones de cereal nos conduce a través de un paisaje que aunque pueda parecer monótono, si se observa con la suficiente calma nos llena de tranquilidad y nos abruma con su belleza.

En un alto podemos ver una bonita vista de Hornillos del Camino y podemos disfrutar con la divertida bajada que nos conduce al pueblo. Alejarse de Hornillos por el camino, es ascender a un nuevo páramo con los campos de cereales que nos rodean por todas partes tanto en las mesetas como en los valles. Después de atravesar la meseta y de un nuevo descenso se llega a San Bol, refugio enigmático, que queda separado unos 150 metros del camino.

Seguir el camino es seguir en línea recta, ascendiendo, una vez más, a otro páramo con otra travesía y un nuevo descenso para alcanzar Hontanas, pueblo con un especial encanto que está en una hondonada. Dispone de un buen albergue y cuando se llena los peregrinos y bicigrinos son desviados al antiguo albergue (en las escuelas) que también está muy bien. Hay sitio en un garaje continuo para poder guardar las bicicletas. Para comer serás atendido maravillosamente en el Hostal Fuentestrella, (otro oasis en el camino).

5º ETAPA 27 DE AGOSTO 2008


Distancia: 48 Km.
Dificultad: Media.
Lo mejor de la jornada: Etapa corta para recuperarse.
Lo peor de la jornada: La única subida durilla por tramos empedrados.

A partir de Hontanas circulamos por un camino de tierra en un valle de cereales, que nos aleja del páramo burgalés por momentos y después cogemos una pequeña carretera local sin mucho tráfico que casi sin darnos cuenta nos presenta y atraviesa literalmente bajo un gran arco las las imponentes ruinas de un lugar mágico, el convento de San Antón, donde recientemente han acondicionado un austero y módico albergue de 16 plazas y muy pocas instalaciones. Desde aquí nuestros pasos o mejor dicho nuestra bicicleta a través de la misma carretera y a una corta distancia nos acerca a Castrojeriz, la cual se divisa ya desde lejos. Aquí se intuye ya el alto de Mostelares, (también llamado de matamulos) y aquí la curiosidad nos obliga a mirar alrededor en la lejanía para divisarlo, pero no lo veremos hasta la salida de la población. El alto de Mostelares, lo comenzamos tras traspasar un pequeño puente de madera, es corto pero de fuerte pendiente. Un también fuerte y vertiginoso descenso nos conduce a la ermita de San Nicolás donde la cofraternita di San Giacomo italiana gestiona un pequeño albergue de 12 plazas instalado en una capilla gótica, a pocos metros el Puente fitero, sobre el río Pisuerga separa las provincias de Burgos y Palencia. Ya estamos en tierra de campos. Nada más pasar el puente se coge una pista de tierra a la derecha y a 300 metros el primer pueblo palentino: Itero de la Vega. A partir de aquí iniciamos nuestro deambular por la eterna llanura de tierra de Campos, a través de caminos agrícolas que nos llevan hasta Boadilla del Camino. Desde Boadilla hasta Frómista, estaremos acompañados por el canal de Castilla, que discurre a nuestra derecha y que finalmente cruzamos por una fotogénica y bella zona de exclusas, para acceder a la población de Frómista. Desde aquí hasta Carrión de los Condes (18 km.) el camino discurre paralelo a la carretera general, por un andadero, y atravesamos varias poblaciones sin demasiado atractivo. Excepto Villalcázar de Sirga, donde podremos apreciar una de las más bellas iglesias de todo el camino, la iglesia de Santa Maria la Blanca, con un impresionante pórtico.

6º ETAPA 28 DE AGOSTO 2008



Distancia: 90,9km.
Dificultad: media.
Lo mejor de la jornada: Llegar a León y disfrutar viéndolo.
Lo peor de la jornada: El más que posible aire de cara.


Pasado el río Carrión y dejando atrás el monasterio de San Zoilo por una carretera local y tras pasar 2 cruces de carreteras (atención al peligro, hay mucha circulación de vehículos) nos acercamos a la abadía de Bevívere. Desde aquí por una interminable y pedregosa recta de 13 kilómetros dirigimos nuestra bicicleta hacia Calzadilla de la Cueza. Se aconseja ir bien provistos de agua, ya que en esta zona no hay agua potable y seguro que echaremos de menos el líquido elemento. Atravesamos Calzadilla y desembocamos en la carretera N-120, donde tomamos otra vez una senda paralela a la carretera que con algún que otro sube y baja nos conduce a Lédigos. Donde después de ver las casas de barro típicas de la zona, que hemos observado en otros sitios, (Boadilla del camino, Población de Campos) podemos ver aquí en plenitud un pueblo típico de la zona con la mayor parte de sus casas hechas de barro.

En lo referente a los promedios de velocidad y kilometraje pueden variar mucho según los factores, y en esta etapa en concreto, es habitual tener un fortísimo viento de cara, lo que dificultará bastante el avance, haciéndose casi insoportable, por lo que deduzco que esta misma etapa sin viento puede cambiar mucho en velocidad y distancia.

A la salida de Lédigos cruzamos la carretera y continuamos por caminos paralelos a la misma hasta alcanzar Terradillos de los Templarios y de aquí a Moratinos donde podremos observar unas curiosas casas (¿o bodegas?) bajo unos montículos de tierra. Ya dentro de la población de Moratinos, podremos observar un curioso bar instalado con aires orientales, donde se nos ofrece té y otros productos. A partir de San Nicolás, último pueblo de la provincia de Palencia, la ruta vuelve a serpentear nuevamente para cruzar la N-120 justo en el límite provincial con León. Un pequeño rodeo, que nos hará disfrutar de la tranquilidad que ofrece la ermita de la Virgen del Puente, nos situará frente a una pista que conduce directamente a la villa de Sahagún. Salimos de Sahagún por el puente del Canto sobre el río Cea a través de unas choperas y por un camino cercano a la carretera nos dirigimos a una bifurcación del camino, donde la elección en nuestro caso (bicicletas) ha de ser muy clara, el Real Camino Francés, la otra variante que se nos ofrece la vía trajana llena de adoquines, no es aconsejable ni para las bicicletas, ni para nuestras posaderas, ni para nuestros brazos. La elección del Camino Francés no es motivo de entusiasmo, ya que circularemos por largos y monótonos tramos de camino con arbolitos a la izquierda (que según tengo entendido fueron plantados erróneamente ya que dan sombra a la carretera y no a los peregrinos), pero como ya he dicho antes es preferible a los adoquines. En este tramo es aconsejable circular por la carretera no por nuestra comodidad, sino para no molestar a los peregrinos que van a píe, ya que el asfalto va paralelo a la tierra y no tiene sentido hacer apartarse a la gente a nuestro paso por un camino mas bien estrecho. Por esté interminable camino con arbolitos que no dan sombra y asfalto, llegamos a el Burgo Ranero, después de 18 km. y continuamos en iguales características 19 km. más para después de pasar Reliegos, llegar a Mansilla de las Mulas donde se juntan las dos variantes, la que nosotros seguíamos y la de la vía trajana, siendo ya el camino uno. Se sale de Mansilla por un antiguo puente de piedra y tomamos una pista agrícola que discurre al margen de la carretera y llegamos a Villamoros de Mansilla. Desde Aquí a Puente de Villarente donde cerca de carreteras con mucho tráfico, gasolineras y otros servicios ya intuimos la cercanía de la capital.

Nos estamos aproximando a León, pasamos sin mucho que ver por Arcahueja, Valdelafuente, Puente Castro y finalmente tras una bajada prolongada junto a una autovía llegamos a León, donde nos espera el desconcierto y la falta de señalización, las flechas amarillas brillan por su ausencia, tanto a la entrada como a la salida. Parece ser que el camino está indicado por unas señales de bronce con forma de vieira que están en el suelo y que se mimetizan con el asfalto y son imposibles de seguir desde la bicicleta. León es una ciudad preciosa, su catedral una maravilla y el barrio húmedo para que decir, pero la señalización del camino de Santiago deja mucho que desear, menos mal que los lugareños se ofrecen gustosamente a indicarte la ruta. Ya en nuestro destino, en el albergue de las Monjas Carbajalas, nos darán albergue gratuito (la voluntad), misa del peregrino y desayuno gratis.

viernes, 29 de febrero de 2008

7º ETAPA 29 DE AGOSTO 2008




Distancia:79,12 Km.
Dificultad: Media.
Lo mejor de la jornada: Poder ver Astorga.
Lo peor de la jornada: El posible aire de cara de nuevo y la ultima parte de subida.

En esta etapa otra vez puede acompañar el insoportable viento, sobre todo en el tramo que va de León a Astorga, por lo que una vez más advierto que los datos de velocidad y tiempo pueden variar en otras circunstancias considerablemente.

La salida de León es tan caótica o más como la entrada, para encontrar el Hostal de San Marcos, monumento singular de la capital y del camino de Santiago, tengo que preguntar al menos en tres ocasiones, una vez aquí encontramos el puente del mismo nombre (San Marcos) y tras el algunas avenidas y calles nos hacen abandonar finalmente ésta muy bella pero mal señalizada ciudad. Nos dirigimos a Trobajo del Camino. Esta localidad más que un pueblo, es hoy un barrio de León, se cruza por una larga avenida. Tenemos que pasar por un paso elevado que salva la vía del tren y nos dirigimos a la iglesia de la virgen de camino desde donde ya podemos salir (por fin) otra vez a los espacios abiertos. Aunque no podemos cantar victoria, ya que un poco más adelante hay que coger la variante de Villar de Mazarife, y nos aventuramos por una zona mas solitaria y con menos pueblos. Después de subir a una meseta, llegaremos a una zona de grandes llanos y largas rectas, como he dicho antes cubriendo largas distancias antes de encontrar población alguna.

En esta etapa, el viento en contra no deja disfrutar del paisaje, es todo un suplicio pasar por esta zona y el avance es muy penoso.

Se puede observar con claridad la fuerza del viento sobre los árboles en la zona de "Las Matillas" a 4 km. de Villar de Mazarife. A partir de Villar de Mazarife, el camino entra en unas pistas agrícolas, junto a canales de regadío y huertas que pasando por Villavante nos conduce finalmente a Hospital de Órbigo, donde podemos primero observar y luego atravesar el largo e imponente puente. En este puente el caballero Suero de Quiñones desafió a lanza, a 300 caballeros. A la salida de Órbigo y después de cruzarlo se nos ofrecen nuevamente dos alternativas en el camino; Seguir por un camino pegado a la carretera o por la derecha hacia Villares de Órbigo. Es más acogedora la variante de la derecha que circula lejos de la carretera y por un par de poblaciones, pero yo recomiendo la variante de la izquierda por ser mas corta y directa.

Ambas variantes confluyen en el crucero de San Toribio, en un alto desde el que podemos divisar unas maravillosas vistas de Astorga, los montes de León al fondo y la cordillera cantábrica a la derecha. Afrontamos un fuerte descenso hasta San Justo de La Vega y después tras pasar el ferrocarril por un paso a nivel nos acercamos a Astorga a cuya entrada tendremos que superar un fuerte repecho, para entrar a su Plaza Mayor y por unas bellas calles dirigirnos a visitar el palacio Episcopal de Gaudí y la imponente catedral. A la salida de Astorga, volvemos a encontrarnos con una pista que discurre cercana a la carretera y a la lejanía ya podemos adivinar los montes de León, donde nos espera uno de los hitos mas importantes del camino de Santiago, el alto de la cruz de hierro.

Dejamos atrás los campos de cereales y los páramos y nos adentramos en una zona montañosa que ahora se nos insinúa con un leve ascenso, el siguiente pueblo es Murias de Rechivaldo. Estamos en la comarca de la Maragatería, donde no podemos dejar de probar el famoso cocido maragato. El camino sigue en línea recta, iniciando un suave ascenso pero constante siempre por unas anchas pistas forestales, hasta el cruce de Santa Catalina de Somoza, donde andadero y carretera comarcal casi se confunden.

En línea recta y con la vista puesta en los picos de los montes se llega a Santa Catalina de Somoza y al Ganso, desde donde siempre en ligero ascenso nos dirigimos a Rabanal del Camino, punto final de nuestra etapa, a los pies de la subida de cruz de hierro, que podremos afrontar al día siguiente con fuerzas renovadas.

El mejor albergue de todo el camino, por sus instalaciones y por la simpatía de su propietaria lo encontré aquí. El Albergue de Ntra. Señora del Pilar. Isabel trata a los peregrinos como si fueran de su familia, aquí el peregrino y bicigrino se sienten como en casa. Es un edén.

8º ETAPA 30 DE AGOSTO 2008



Distancia: 55,3 Km.
Dificultad: media.
Lo mejor de la jornada: En Manjarín no perderse el albergue del ermitaño Tomás (todo un personaje de lo más curioso). A la salida de El Acebo coger dirección Compludo para visitar una fragua en funcionamiento del Siglo XII. 5 Km. de duro descenso
Lo peor de la jornada: el más que posible aire de cara y la subida a la Cruz de Ferro.

La mítica ascensión a la cruz de Ferro. Desde Rabanal hasta la cima distan 8,5 km. La subida por el camino va paralela a la carretera y aunque muchos ciclistas la hacen por asfalto, no hay ningún problema en subir por el camino original. El camino avanza a la izquierda y derecha de la carretera hasta acercarnos a Foncebadón. En la cruz de hierro, es costumbre depositar una piedra que se los bicigrinos debemos traer desde nuestras casas, para pedir protección en el viaje y como símbolo de dejar el peso y las cosas negativas en este lugar mágico. Estamos a una altitud de 1.504 metros. Ahora el camino discurre por una zona de arbustos en la cima y pronto iniciamos el descenso y llegamos (por carretera) a Manjarín, donde el ermitaño Tomas, tiene un albergue al más puro estilo de la edad media, te recibirá vestido de templario (es el último y único templario que queda en la actualidad). La carretera hace un repecho que nos lleva hasta la altitud de 1510 metros y a partir de aquí iniciamos un prolongado y fuerte descenso hasta Molinaseca (24 km.), en esta bajada murió un ciclista y aconsejan muy fervientemente no bajar en bicicleta por el camino original. Conviene ir muy bien preparados de frenos...

En pleno descenso pasaremos por típicos pueblos del Bierzo, con sus casas de piedra y porches de madera, El Acebo y Riego de Ambrós. De Molinaseca a Ponferrada distan 8 kilómetros que discurren por pleno valle del Bierzo. El camino pasa por la carretera y por unos campos de cultivo y finalmente llegamos a Ponferrada a la que accedemos a través de un puente y ya en su núcleo urbano podemos contemplar el majestuoso castillo de los templarios. Abandonamos Ponferrada, cruzando el puente sobre el río Sil. Un prolongado recorrido urbano que desemboca en las huertas del Sacrameto, nos conduce hasta Compostilla, y de aquí por caminos asfaltados hasta Columbrianos y Fuentes Navas.

Por caminos similares nos dirigimos a Camponaraya localidad que a su salida y tras pasar junto a unas bodegas y área de descanso nos permite retomar otra vez sendas de tierra y alejarnos del paisaje urbano. Por un camino entre campos de vides nos dirigimos a Cacabelos, donde podemos parar en el restaurante Moncloa, en este lugar seremos obsequiados con un buen vino de la tierra y un trozo de empanada gallega, además podemos sellar la credencial. Cruzamos Cacabelos se cruza por su calle principal y llegamos al puente sobre el río Cúa y una vez superado apreciamos a la derecha el Santuario de la Virgen de las Angustias, donde recientemente se ha construido un precioso albergue de peregrinos. El camino sigue recto por el arcén de la N-VI en ascenso hasta la aldea de Pieros, que queda a la derecha. A unos 2 kilómetros de este pequeño municipio hay que tomar un camino de tierra que nos conducirá hasta Villafranca del Bierzo, a su entrada encontramos el albergue municipal y un poco más adelante un albergue privado

9º ETAPA 31 DE AGOSTO 2008



Distancia:67,8 Km.
Dificultad: alta.
Lo mejor de la jornada: Contemplar los paisajes de Galicia desde la cima más alta del Camino.
Lo peor de la jornada: El perfil de la etapa con la durísima subida a La Faba y O´cebreiro.

A la salida de Villafranca, y tras pasar junto a su castillo, accedemos a un puente por el que abandonamos la población y se nos plantea otra vez el dilema de una bifurcación del camino, la variante hasta Pradela con fuertes subidas y por un camino que en la guía recomienda solo apto para montañeros o un andadero asfaltado y muy bien protegido del trafico que circula junto a la carretera. Se recomienda coger este último. Siguiendo este camino paralelo a la carretera, y junto al río Valcarce, accedemos a Pereje y de aquí a Trabadelo, donde podemos encontrar la tranquilidad necesaria para descansar, gracias al buen albergue municipal y a los 2 buenos restaurantes que hay junto a la carretera.

Estamos a los pies del O Cebreiro y mañana lo podremos afrontar con fuerzas renovadas. La temida cumbre del O Cebreiro nos espera. Para los que no habéis hecho la ascensión a Sant Jean Pied de Port, esta será la cima más alta de todo el recorrido.

Todas las guías y incluso señales en el recorrido recomiendan a los ciclistas subir por carretera, aunque creo que al igual que en la subida a Sant Jean Pied de Port, aunque mas sacrificado también se puede subir por el camino. Se ha de tener en cuenta que ha estas alturas del camino, nuestras piernas ya suelen estar bastante acostumbradas al pedaleo. Desde Trabadelo, seguimos por una zona de asfalto junto a la carretera general y pasamos por las poblaciones de La Portela y Ambasmestas. Finalizado este tramo, justo en el cruce con la carretera que conduce a Vega de Valcarce, que es la que hay que tomar, se sigue por el mismo asfalto pasando por Vega de Valcarce y Ruitelán, donde pasaremos bajo un espectacular puente de autopistas y a un par de kilómetros siempre cerca del río accederemos a la población de Las Herrerías. El ascenso al mítico O Cebreiro, se inicia después de Las Herrerías, al principio nos parece que la cuesta no es mucha y si subimos a ritmo no nos costará mucho llegar al cruce de La Faba, allí empiezan las rampas duras..., sólo son 8 kilómetros, pero menos mal que las piernas del peregrino ya están muy curtidas a estas alturas, porque la subida es de extraordinaria dureza. A partir de Aquí ya empiezan a escasear los árboles y nos adentramos en la alta montaña. Llegamos a La Laguna de Castilla (último pueblo de la provincia de León) y cuando pensamos que ya hemos llegado a la cumbre, nos queda un tramo de duras rampas como el que hemos dejado atrás desde la Faba. Finalmente llegamos a la cumbre del O Cebreiro, donde podemos ver un bonito monumento con el mapa europeo de nuestro camino de Santiago. Desde aquí ya extasiados por el esfuerzo recibimos el premio de contemplar Galicia, sus paisajes, sus pallozas y en la ermita del O Cebreiro, nos podemos refrescar y contemplar la famosa réplica del cáliz allí expuesta. Galicia nos recibe, podemos tocar las nubes y podemos contemplar sus paisajes verdes, podemos circular por las corredoiras y podemos oler el olor que impregna todos los caminos, el olor a vaca y a sus excrementos..... El cambio de paisaje es radical. A partir de aquí pasaremos infinidad de pequeñas poblaciones o pequeñas aldeas en un constante sube y baja que nos conducirá a Santiago.

Nos dirigimos por caminos de montaña a realizar un pequeño ascenso a una colina y salimos al el alto de Sant Roque (1.270 m.), donde una gran estatua del peregrino pondrá a prueba nuestras cámaras fotográficas. Desde aquí dirigimos las ruedas de nuestras bicis al alto de Poio, y una vez superada esta ultima subida nos dirigimos en constante bajada por un camino en algunos tramos muy pedregoso y donde se tienen que extremar las precauciones, pasando aldeas y caseríos. En medio de la bajada encontraremos el castaño de los mil años... si tenemos suerte un lugareño que vende bastones y conchas, nos lo recordará y nos indicará como hacerle una fotoYa en Triacastela otra vez tendremos que elegir entre dos alternativas en el camino, o la variante que pasa por Samos o la de San Xil.

La de Samos ha de ser sin duda nuestra elección. Los seguidores de San Xil, han tachado las señales que indican el desvío a Samos (pone "NO”) pero nosotros hemos de hacer caso omiso a esta indicación para disfrutar de unos paisajes junto a un río y la visita a un monasterio precioso donde adornaran nuestra credencial con uno de los sellos mas grandes de todo el camino, además dispone de albergue y una interesante visita guiada. Después de unos 9 kilómetros, por un profundo valle, en un principio por la carretera y finalmente por camino nos encontramos con la imponente vista del monasterio de Samos. Antes hemos pasado por las aldeas de San Cristóbal, Lusio, Renche y San Martín el Real. Salimos de Samos por la carretera y volvemos a alternar caminos entre bosques, corredoiras y camino paralelo a la carretera, pasamos por varias aldeas: Foxos, Teiguín, Santalla de Pascais, Gorolfe, Veiga de Reiriz, Silvil y Perros donde confluyen nuestra variante y la que viene de San Xil.

A tan solo 4 Km. de Sarria se encuentra San Memede do Camiño, donde en Abril de 2006 se ha inaugurado un nuevo albergue. Después del mucho camino recorrido, las magnificas y acogedoras instalaciones del albergue Paloma y Leña, te reconfortarán y te recompensarán con creces. La atención de su propietaria y su exquisito ambiente, música clásica y biblioteca te permitirá descasar placidamente.